MARRUECOS, CIUDADES CON HISTORIA

 

Rabat

Marruecos con su gran extensión y su rica cultura  milenaria ofrece al viajero la oportunidad de realizar una inmersión en la vida y cultura árabe, que en algunos lugares de Marruecos parece inalterada.

FEZ

Fez

 

Laberíntica, medieval, misteriosa, antigua y sorprendente es la capital religiosa, cultural, intelectual y el mayor centro de artesanía de Marruecos. Es de gran interés turístico por su medina, de origen medieval, la mejor y mayor de Marruecos. Además tiene el honroso título de albergar la universidad más antigua del mundo, fundada por Fatima AlFihri en el año 859.

CASABLANCA

Casablanca

 

Principal y mayor ciudad de Marruecos, con más de tres millones de habitantes. Es el corazón cosmopolita, industrial y económico del país.

Es imprescindible la visita de la Mezquita de Hassan II. Una obra faraónica sufragada por todos los marroquíes en suscripción popular terminada en 1993. Está situada sobre la playa cercana al puerto a la playa y a la medina, y se alza majestuosa rematada por su minarete de más de 200 metros de altitud, el más alto del mundo. Además es la única Mezquita que puede ser visitada por los no musulmanes.

Pasear por el paseo marítimo hasta el Faro del Hank o ir de compras por el zoco son otra de las actividades obligadas en Casablanca.

MARRAKECH

Marrakech

 

Capital del sur de Marruecos. Oasis que antiguamente atraía a las caravanas del sur es hoy en día la ciudad marroquí más visitada y uno de los centros culturales más importantes del país. El calor, el polvo y las murallas de adobe hacen de ella una ciudad singularmente africana y marroquí, con una actitud muy diferente a la culta Fez y cosmopolita Casablanca.

Los orígenes de esta ciudad no están claros, pero se acepta que empezó siendo un campamento militar establecido por Abú Bekr, jefe almorávide en 1070. Su sucesor, Yousef Ben Tachfin, es quien comenzó la tarea de convertir el oasis primitivo en una capital digna de su imperio, que se extendía desde el Atlántico hasta Argelia y desde el Sahara hasta el Ebro. La conquista almohade hizo casi desaparecer las primeras construcciones que fueron reemplazadas por otras, muchas de la cuales podemos admirar hoy, la majestuosas Koutoubia, torre gemela de la Giralda de Sevilla, sin olvidar su fabulosa Plaza Jemaa El-Fna, declarada Patrimonio Cultural Universal por la UNESCO

Si estás en Marrakech no puedes perderte la Plaza de Yamaa el Fna, Quizás el enclave más famoso de todo Marruecos, y sin lugar a dudas, el centro neurálgico de la ciudad. La plaza te va a sorprender además de por sus enormes dimensiones por ser un espectáculo en si misma.

Pero esta ciudad tiene otros muchos lugares de interés como el Palacio El Badi, los Jardines de Menara, las Tumbas Saadíes, Jardines de Agdal y la Madraza de Ben Youssef y varios museos en los que cabe destacar el Museo de Marrakech con colecciones de cerámica, armas y otros objetos tradicionales y el Museo bert Flint de arte rural marroquí.

MEKNES

Meknes

 

Es la más modesta de las cuatro ciudades imperiales, pero no por ello carente de encanto. Desde 1996, la Unesco ha designado a Meknes como parte del Patrimonio de la Humanidad, por su carácter representativo de un complejo urbano y arquitectónico de una capital del Magreb del siglo XVII, que combina de manera armónica elementos de diseño y planificación islámicos y europeos.

Tras recorrer las murallas,  perderse en la medina y regatear en los zocos, el viajero debe dirigir sus pasos hacia el Mausoleo de Mulay Ismail, las puertas de Bab El Mansur, Bab Berdain y Bab El-Jemis, el Estanque de Adgal, la Medersa Bou Inania, los fabulosos Jardines de los Sultanes, los graneros (Heri es-Suani), las gigantescas caballerizas y el Museo de Arte Marroquí en Dar Jamai.

RABAT

Rabat

 

Capital del reino, centro administrativo de Marruecos y cuarta ciudad imperial. Esta ciudad es una curiosa mezcla de la tradición histórica del pasado y la modernidad establecida en el presente. Fue fundada por Abd al-Mumin en el siglo XII, y utilizó la kasbah ("Fortaleza") como base para luchar contra los españoles. Fue durante este período cuando se construyeron sus edificios más emblemáticos, como pueden ser la torre Hassan y la Kasbah des Oudaias.

Justo al lado de la torre De Hassan se alza el Mausoleo de Mohamed V, de estilo tradicional marroquí. También encontramos el Palacio Real que incluye una mezquita, un colegio, varios edificios administrativos y una zona residencial

La medina se encuentra junto al mar y es tranquila y agradable para el turista. Se puede pasear fácilmente sin sentir el agobio de los comerciantes.

La necrópolis de Chellah, es un antiguo complejo romano, medieval y necrópolis, situado en el emplazamiento de la antigua ciudad de Salé, a 2 km del centro de la ciudad.

ESSAOUIRA

Essauira

 

Essaouira no es sólo una bonita ciudad histórica amurallada y playas, es mucho más.- Su inconfundible aroma marinero, recordado constantemente por el incesante chillido de las gaviotas y el continuo trajinar de los pescadores; su hálito de foco artesano y cultural, refrendado por la múltiple presencia de talleres de ebanistería, estudios de pintura, exposiciones, galerías de arte, músicos y un largo etcétera; y el carácter provinciano de una pequeña ciudad que, a pesar de todo, no deja de seguir siéndolo, le confieren un atractivo especial.

Merece la pena quedarse unos días para conocer también sus alrededores de alto valor naturalista.

CHEFCHAOUEN

Chefchauen

 

Llegar al pueblo de Chefchaouen es conocer otro de los lugares imprescindibles que el viajero debe conocer y visitar si está en Marruecos. Sus calles encaladas de color azul y blanco de trazado irregular te invitan a descubrir cada uno de sus rincones.

ASILAH

Asilah

 

Asilah es una pequeña población situada en la costa atlántica, a unos 45 minutos de Tánger.

Dedicada al turismo, la artesanía, la agricultura y la pesca, Asilah es un lugar limpio, fácil de recorrer, y resplandeciente por el blanco de sus paredes encaladas. Tiene además el plus añadido de que prácticamente todos sus habitantes hablan español.

TANGER

Tanger

 

Desde hace más de 2500 años esta ciudad ha visto pasar a fenicios, romanos, visigodos, árabes, portugueses, británicos y españoles y todos han dejado su huella en ella. Su enorme atractivo es no poder clasificarla ni como africana ni como europea, y a pesar de todo marroquí.

La Medina de Tanger no ha perdido el encanto original pese a haber sido modificada por la gran influencia europea durante los últimos 140 años, en particular por la construcción de numerosa viviendas para diplomáticos y personal europeo. Tiene el encanto de las medinas árabes y algunas zonas de murallas con torres circulares de origen portugués.

Una de las atracciones turísticas más populares de los alrededores de esta ciudad es la Cuevas de Hércules.  La cueva tiene dos aperturas, uno hacia la tierra y otra hacia el mar, conocida como "El Mapa de África". Se cree que los fenicios crearon esta apertura que vista, desde el mar, tiene la forma del continente africano. La cueva es producto de la erosión del viento y del mar, aunque también ha sido utilizado por la extracción de piedras de las paredes, para molinos, expandiendo la gruta considerablemente.

IFRANE

Ifrane

 

Ifrane, situado en las montañas del Atlas, es una ciudad sorprendente de Marruecos, con gran semejanza a un pueblo suizo de montaña debido en gran parte a la colonización francesa, quienes construyeron la ciudad como un lugar para escapar durante los calurosos meses de verano.