ECORUTAS

Rif
 

Marruecos cuenta con diez parques nacionales. Los 28.000 km2 que ocupan los  espacios protegidos suponen el 6% de la superficie total del país. El bosque mediterráneo norteafricano, el bosque montano de coníferas, la estepa del Gran Atlas y la del Sáhara septentrional son las biomasas que pueden disfrutarse en estos espacios protegidos marroquíes, que poco a poco se abren al ecoturismo.

Los parques nacionales de Marruecos son:

  • Alhucemas. Situado al norte del país, a 150 kilómetros al este del Estrecho de Gibraltar. La vegetación mediterránea y especies como el araar, el águila pescadora o la gaviota de Audouin son algunos de los valores de su biodiversidad.
  • Alto Atlas. Ocupa una superficie de 49.000 hectáreas y se halla en la zona más oriental de la cordillera. El arruí o las gacelas de Cuvier son dos preciadas especies de la fauna de este recinto protegido marroquí.
  • Souss-Massa. En la costa atlántica, al suroeste del país. Se estableció en 1980 y cuenta con la Reserva Biológica de Oued Massa. Posee una extensión de 720 kilómetros cuadrados. Las eneas, los bosques de argán, 25 especies de reptiles y anfibios, además de aves como cigüeñas, garzas o patos son los elementos medioambientales más importantes.
  • Toubkal. Se trata del parque nacional más veterano de la red. Es rico en plantas medicinales y aromáticas. Es uno de los espacios mejor aprovechados para el ecoturismo, no en vano, es el recinto protegido más visitado de Marruecos.
  • Tazekka. Ubicado a escasos 30 kilómetros de Taza. Las Cascadas de Ras Oued o las Grutas de Chiker son algunos de los lugares sorprendentes que alberga este espacio protegido, situado en el macizo de Jebel Tazekka. Abundan las encinas y los cedros.
  • Talassemtane, Dakhia, Khenifiss, Ifrane y Merja Zerga completan la estructura de parques nacionales protegidos del país alauí.

El ecoturismo no deja de crecer en el reino norteafricano, circunstancia comprensible a poco de conocer las maravillas que poseen estas diez joyas medioambientales marroquíes.

Cascadas de Ourzoud

 

Cascada

 

Ubicadas en la parte central de Marruecos, a 150 km de Marrakech, en la cordillera del Atlas se encuentran las más impresionantes cascadas del norte de África, con  una altura de 110 metros. En los alrededores tenemos valles verdes, molinos, huertos y un circuito magnífico de las gargantas del río El Abid (en árabe, «río Esclavos»). Muchas asociaciones locales y nacionales lideran proyectos para proteger y preservar el sitio.

Valle del Draa

Draa

 

Una sucesión de palmerales, kasbahs y aldeas bereberes. El Draa es uno de los ríos más largos de Marruecos, nace en el Alto Atlas y desemboca en el atlántico por Cap Draa. El tramo más rico del valle está entre Agds y Zagora.

Valle del Dades

Garganta

 

El Camino de los mil kasbahs va desde Ouarzazate hasta Tineghir y las Gargantas de Todra. Las  kasbahs que los bereberes erigieron para defenderse de los invasores salpican toda la ruta, y el río Dades serpentea al pie del valle a través de impresionantes paisajes desérticos, pueblos, bosques y palmerales.

El río riega las tierras donde crecen frutales, olivos, abedules y almendros protegidos del viento del desierto y el frío del atlas por unas espectaculares formaciones rocosas.

A solo 15 km de Tinerhir, al final de un denso valle con impresionantes palmerales y aldeas bereberes, se abre la magnífica garganta del Todra, una enorme falla en la meseta que separa el Alto Atlas del Jebel Sarhro, con un río de aguas cristalinas y una altura de 300 m en su punto más estrecho.

Valle del Ziz y Tafilalet

Oasis de Tafilalet

 

En el Sudeste de Marruecos se encuentra la región histórica de Tafilalet, en esta región se encuentra un grupo de oasis que tradicionalmente fueron el punto de llegada a Marruecos de las caravanas transaharianas

El Oasis de Tafilalet (reserva de la Biosfera), que ha dado su nombre al conjunto del valle y de la provincia de Errachidia,  es el mayor palmeral del mundo, con unas 800.000 palmeras datileras. Es el último gran oasis antes del desierto y las inmensas extensiones de arena del Sahara.

Desierto de Merzouga

Cerca del pueblecito de Merzouga se encuentra Erg Chebbi, el único erg sahariano autentico de Marruecos. Es un paisaje mágico que merece mucho más que un simple vistazo al salir el sol.

Erg Chebbi

 

Erg Chebbi está compuesto por unas dunas fascinantes que cambian de color de rosa a dorado y rojo según la hora del día. El silencio y la paz llegan hasta el interior.

Aunque hay mucha controversia con la explotación turistica, la verdad que un paseo en dromedario hasta un campamento de haimas y una noche entre la arena y las estrellas son una experiencia única y totalmente recomendable.

El Atlas

La cordillera del Atlas, macizo del Atlas o simplemente Atlas es un sistema montañoso que recorre, a lo largo de 2400 km, el noroeste de África. La cordillera recorre Túnez, Argelia y Marruecos, siendo su pico más alto el Toubkal, con 4165 m, al sudoeste de Marruecos. La población del Atlas es mayoritariamente bereber en Marruecos y en Argelia.

El Atlas separa las costas del mar Mediterráneo y del océano Atlántico del desierto del Sahara y, de hecho, es uno de los factores que provocan la sequedad de este desierto.

Cruzaremos esta cordillera tanto de camino de Fez al desierto por el Medio Altas por el paso de Tizi N’talghom a 1.907 metros y las gargantas del Ziz Y Ksour como para llegar desde Marrakech al desierto, cruzándolo por el puerto de Tizi n'Tichka, de 2.260 de altitud o por el de Tizi n Tifn (1660 metros).