VIAJAR A MARRUECOS DURANTE EL RAMADAN

Ramadan

El Ramadán es el noveno mes del calendario lunar musulmán, mes santo que se caracteriza por ser un mes dedicado al rezo, la introspección y al ayuno diario que simboliza la mortificación del cuerpo y un vínculo más cercano con Alá.

El ayuno no es lo único importante durante el Ramadán, ya que va acompañada de una disciplina personal, ayudar a los demás, tener buenos pensamientos, etc., en resumen ser un buen musulmán y una buena persona.

Su duración es el de un mes lunar completo y su fecha de inicio cambia cada año, adelantándose 11 días respecto al año anterior, ya que comienza con la aparición de la luna del octavo mes del calendario musulmán.

Este año 2018 el Ramadán comienza el 17 de mayo y finaliza el 15 de Junio.

Consejos

El último día del Ramadán, denominado Aid el Fitr, se celebra la fiesta del final del ayuno y se entrega una limosna a una persona necesitada en agradecimiento a Alá por haber realizado el ayuno con éxito

El ayuno se lleva a cabo desde el alba hasta la puesta de sol y por supuesto hay personas que quedan exentas de cumplirlo como enfermos, niños, ancianos débiles, viajeros, mujeres embarazadas, durante el puerperio y lactancia si el niño puede correr algún riesgo.

Ruptura del ayuno

Ayuno ramadan

Al atardecer, con la puesta de sol y un aviso general desde las mezquitas, las ciudades entran en ebullición y la vida se intensifica. Abren las panaderías y pastelerías, las calles se llenan de gente y de vehículos para a continuación desaparecer de las calles ya que se retiran a sus domicilios para comer en familia.

Durante un periodo de 1 o 2 horas la ciudad queda vacía, sin coches ni peatones y solo veremos en la calle los transeúntes que rompen el ayuno en las cafeterías, y a los empleados de las tiendas que lo realizan en sus establecimientos.

Tras este periodo de tiempo la ciudad vuelve a bullir, se llena de personas que aprovechan la noche para pasear o comer algo en las cafeterías y restaurantes.

Consejos para el viajero

No hay problema de visitar Marruecos en estas fechas, ya que solo los musulmanes tienen la obligación de cumplirlo, pero el ritmo cambia durante este mes y hay que tenerlo en cuenta.

Podremos comprar alimentos y bebidas en las tiendas, pero no encontraremos muchas cafeterías y restaurantes abiertos para el desayuno o el almuerzo, únicamente los exclusivos para turistas.

No es recomendable comer en público durante las horas de ayuno por respeto a la población.

Evita también fumar en público para evitar la tentación ya que los musulmanes durante este mes intentan llevar na vida sana.

El acceso a las bebidas alcohólicas es mucho más restringido y queda prohibido en algunos lugares.

Se recomienda evitar el uso del coche al atardecer, ya que todos los musulmanes tienen prisa por llegar a casa y el “caos ordenado” del trafico alcanza su máximo apogeo.

Si tienes oportunidad de compartir con una familia  la primera comida después de romper el ayuno (ftour ramadán),  no lo dejes escapar y disfrútalo.

Con el fin de acortar las jornadas laborales durante este mes se vuelve al horario de invierno (GTM-1) en lugar del habitual del resto del año (GTM+0), con lo que la diferencia horaria con España durante este mes es de 2 horas.

Platos típicos del Ramadán

Platos ramadan

En este periodo de tiempo tendremos la oportunidad de degustar platos exquisitos que se cocinan para esta ocasión.

Además de los dátiles, alimentos típicos de esta época son la harira, huevos duros, beghrir, pizza bereber, fideos y arroz, todo acompañado por leche y por supuesto te a la menta seguido por diferentes guisos de pollo con pasas, sésamo tostado y almendras fritas y pescados al horno.

Algunas de las opciones más habituales para romper con el ayuno son:

  • La harira: Tradicional sopa marroquí, muy nutritiva, preparada con carne, legumbres y tomates y se adereza con cilantro, perejil, jengibre y pimienta para intensificar su sabor.
  • La chebakia: Dulce marroquí realizado con tiras de pasta de miel recubiertas de sésamo y semillas de anís en su interior y se mezcla con almendras, vinagre, canela, azafrán y agua de azahar.
  • Beghrir: Crepe marroquí, muy habitual también en los desayunos. Se sirve caliente con miel, mantequilla, aceite de oliva o argán, al que se le puede añadir una pasta de almendras.
  • Sfijas: son un tipo empanadas rellenas con carne picada crujientes y con un sabor muy particular que se consigue gracias a la pimienta y el zumo de limón.
  • Gatayef: es uno de los postres más típicos en esta época. Se trata de una masa ligeramente similar las tortitas, que a priori se asemejan a las empanadas pero dulces y están rellenas de nueces, canela, azúcar, queso y todo tipo de deliciosos productos. Una vez fritos, se bañan en un almíbar perfumado con agua de rosas para darle mayor sabor.
Ramadan